Visor de contenido web

Oria analiza con los presidentes de la Federación de Pescadores de Cantabria y OPACAN la situación del sector pesquero cántabro

El consejero de Medio Rural ha señalado alguno de los temas abordados en la reunión como la costera del bonito, el atún rojo, y los tacs y cuotas para 2018

Santander- 12.09.2017

El consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, se ha reunido esta mañana con los presidentes de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria y de la OPACAN (Organización de Productores de Pesca Artesanal de Cantabria), Miguel Fernández y César Nates, respectivamente, para analizar la situación del sector pesquero cántabro.

Jesús Oria ha señalado algunos de los temas tratados en la reunión, en la que también ha estado presente la directora general de Pesca y Alimentación, Marta López, figurando entre ellos las costeras del bonito y de la anchoa, la situación del atún rojo, y las decisiones europeas del próximo mes de diciembre de los tacs y cuotas en las diferentes especies pesqueras para 2018.

Costera de bonito

Uno de los temas destacados en la reunión ha sido la problemática que existe actualmente en torno a la pesca del bonito por parte de los arrastreros pelágicos franceses, que está creando grandes problemas a la flota española, la cual emplea artes mucho más selectivas y artesanales. Este problema, que ya fue trasladado al secretario general en la reunión mantenida el pasado mes de agosto, está creando muchos problemas a la flota bonitera de Cantabria, ya que, según manifiestan, está desapareciendo el bonito grande porque lo espantan los arrastreros al faenar.

Oria y su equipo de la Consejería se han comprometido a continuar instando al Ministerio a trabajar en aras de que la Unión Europea prohíba el empleo del arrastre pelágico para la captura del bonito, ya que se trata de un arte muy poco selectivo y con un grave impacto sobre las poblaciones marinas.

Certificación MSC

En contraposición a lo poco selectiva de la pesca de los arrastreros pelágicos, la flota de Cantabria ha logrado ser galardonada el pasado mes de agosto con la certificación MSC, un sello que identifica las pesquerías más respetuosas con el medio marino. Este sello, que permite diferenciar los productos de la pesca artesanal de los capturados mediante sistemas industriales, fue adquirido inicialmente por la flota de bonito de Laredo, y, recientemente, por el resto de la flota cántabra.

La identificación de productos de la pesca con sello MSC permite diferenciar al consumidor los productos procedentes de pesca sostenible de los que no lo son, tanto en el pescado fresco como en la conserva, lo que otorga un valor a estos productos que, a juicio del consejero, "deben ser puestos en conocimiento del consumidor".

La máquina de lavado de cajas

Antes del comienzo de la reunión, que ha tenido lugar en la sede de la Cofradía de Pescadores de Laredo, Oria y López han visitado uno de los pabellones de la Cofradía para conocer la nueva máquina de lavado de cajas, adquirida por la entidad que representa a los pescadores de la Villa, donde César Nates es Patrón Mayor, además de presidir la organización de productores. En la visita, han podido comprobar las extraordinarias ventajas que suponen para la Cofradía, ya que "la máquina está cumpliendo los objetivos que nos habíamos marcado", en palabras de su propio presidente, César Nates.

Nates, junto con algunos operarios encargados de su funcionamiento, ha presentado al consejero y a la directora general la nueva maquinaria, explicándoles su funcionamiento y las ventajas que se derivan de su utilización para la Cofradía y para el propio Puerto.

La nueva máquina hace todo el trabajo en casa, en las instalaciones de la Cofradía: lava, desinfecta con agua caliente y apila las cajas, cuando antes este trabajo se hacía en Odarroa, en el País Vasco, con la consiguiente pérdida de tiempo y presupuesto, además de planificación, ya que había que esperar a tener los camiones llenos para hacer el transporte algo más rentable.

Por todo ello, ha enfatizado César Nates, el nuevo equipamiento no sólo posibilita que lo que necesitamos lo hacemos aquí, facilitando el trabajo de la Cofradía, sino que "nos vemos obligado a contratar más personal para atenderlo", por lo que supone "un peldaño más en dotar al puerto de Laredo de todo lo necesario para ser cada día más grande".

800-1.000 cajas/hora

El nuevo aparato de la Cofradía de Pescadores de Laredo lava a un ritmo de 800¿1.000 cajas a la hora, según necesidades, habiendo limpiado en este mes de funcionamiento más de 37.000 unidades, lo que hace ver con optimismo el trabajo para la próxima temporada, ya que este año el puerto de Laredo ha comercializado 2 millones de kilos de bocarte, "que son muchos kilos y muchas cajas que lavar", ha apostillado Nates.

La instalación de esta nueva máquina ha supuesto una planificación de un año, hasta conseguir el tipo de aparato que se necesitaba, ya que no se fabrica en serie, sino a demanda, con arreglo a unas determinadas medidas y funciones. Su coste ha representado una inversión de la Cofradía de 360.000 euros.

En este sentido, el consejo Oria ha manifestado que espera que, en las próximas semanas, "podamos dar una buena noticia a la Cofradía de Laredo", ya que ésta se ha acogido a la Orden de Subvenciones de la Consejería de Pesca para proyectos de las cofradías, todavía vigente, por lo que "será atendida en la mayor medida que podamos, hasta un 50%".

Oria también ha valorado esta nueva instalación, no sólo por las facilidades que ofrece al trabajo a desarrollar, sino por "la creación de nuevos empleos", al igual que sucedió con la de Santoña, y que parece la Cofradía de Colindres quiere seguir los mismos pasos, felicitándose por "la aplicación de las nuevas tecnologías al sector primario cántabro".

5047542