A fin de conocer el Parque de Maquinaria Agrícola existente en una zona geográfica determinada y comprobar que las máquinas utilizadas cumplen con la normativa legal vigente, así como para constatar el cumplimiento de los requisitos exigibles a las máquinas oficialmente subvencionadas, los Registros Oficiales de Maquinaria Agrícola (ROMA) de las comunidades autónomas, deberán disponer de, al menos, la siguiente información:

a) Identificación y características de los titulares de las máquinas.

b) Identificación, tipología y características de la maquinaria.

c) Localidad donde radica la parte principal de la explotación.

Máquinas de inscripción obligatoria.

Habrán de inscribirse en los Registros Oficiales de Maquinaria Agrícola, todas las máquinas que vayan a utilizarse en la actividad agraria (agrícola, ganadera o forestal), que cumplan con su correspondiente normativa legal, y que pertenezcan a uno de los grupos siguientes:

a) Tractores agrícolas y forestales de cualquier tipo y categoría.

b) Motocultores.

c) Tractocarros.

d) Máquinas automotrices de cualquier tipo, potencia y peso.

e) Máquinas arrastradas de más de 750 kg de masa máxima con carga admisible del vehículo en circulación (MMA).

f) Remolques agrícolas.

g) Cisternas para el transporte y distribución de líquidos.

h) Equipos de tratamientos fitosanitarios arrastrados o suspendidos, de cualquier capacidad o peso.

i) Equipos de distribución de fertilizantes arrastrados o suspendidos, de cualquier capacidad o peso.

j) Las máquinas no incluidas en algunos de los apartados anteriores, para cuya adquisición se haya concedido un crédito o una subvención oficial.

k) Aquellas máquinas no contempladas anteriormente y que determinen las comunidades autónomas.

Inscripción de las máquinas. (Anexo I)

La inscripción de una máquina en el ROMA deberá realizarse de forma obligatoria, a instancias de su titular, cuando se dé una de las siguientes situaciones:

a) Incorporación de maquinaria nueva a la actividad agraria.

b) Incorporación de maquinaria usada procedente de otros países.

c) Incorporación al sector agrario, procedente de los sectores de obras y servicios.

d) Cambio de titularidad (transferencia, herencias, etc.), sin modificación de su uso o destino.

e) Alta de máquinas en uso, que no estaban obligadas a estar inscritas en el ROMA, en la anterior legislación.

f) Otros motivos.

La inscripción de las máquinas deberá realizarse en uno de los Registros Oficiales de Maquinaria Agrícola de la comunidad autónoma donde radique la parte principal de la explotación. En el caso de las empresas de servicios, donde radique el domicilio social de la empresa.

Baja de las máquinas. (Anexo II)

La baja de una máquina en el ROMA deberá realizarse de forma obligatoria, a instancias de su titular, cuando se dé alguna de las siguientes situaciones:

a) Pase a otros sectores (obras o servicios) procedente del agrario.

b) Desguace, achatarramiento o inutilidad de la máquina.

c) Cambio de titularidad (transferencia, herencia, etc.) sin modificación de su uso o destino.

d) Pase a vehículo histórico.

e) Baja temporal, incluida la entrega a empresa comercializadora de maquinaria.

f) Otros motivos.

Los titulares de las máquinas señaladas anteriormente procederán a su inscripción en el Registro correspondiente, siempre que reúnan alguna de las siguientes características:

a) Personas físicas titulares de una explotación agraria.

b) Personas jurídicas que desarrollen una actividad agraria.

c) Personas físicas o jurídicas que desarrollen la prestación de servicios agrarios, siempre que estén inscritas en los correspondientes registros o censos oficiales.

d) Cooperativas agrarias, en sus distintas modalidades, sociedades agrarias de transformación y otras agrupaciones agrarias inscritas en los correspondientes registros oficiales.

e) Organismos oficiales y centros de formación agraria, cuando utilicen las máquinas en tareas específicas de mecanización agraria.

En los casos de utilizadores o arrendatarios de máquinas agrícolas, pertenecientes a alguno de los titulares anteriores, que disponen de las mismas mediante contrato «leasing», «renting» u otros, la inscripción será a nombre del arrendatario, con una anotación en la que se indique esta situación y el nombre o razón social de la entidad financiera.

El ROMA expedirá el correspondiente certificado, tanto para su inscripción en el registro, como para la baja en el mismo, en el que conste su número de inscripción.